NOTICIA SELECCIONADA



Valdés Aller: un arbitro de otra categoría


Autor:

23/11/2018

El colegiado leonés Valdés Aller recibía hace pocas fechas su tercer trofeo Guruceta. También dejaba el mundo del arbitraje, colgaba el silbato, pasando a ser simplemente Jorge.

 



 

Confiesa que pensaba que su retirada le iba a costar más, pero reconoce que son muchas las cosas que se ha perdido durante su trayectoria profesional.: “He dejado de vivir muchos acontecimientos, como la boda de mi hermano. Hubo un error en una baja y me tocó irme a pitar a Elche. Al final conseguí llegar pero muy tarde”, recuerda. “El bautizo de mi sobrino, de quien además soy el padrino, lo tuvieron que posponer tres veces. Finalmente, después que el párroco se negara a retrasarlo más veces, tuve la inmensa suerte de que a la cuarta me tocaba dirigir al Sporting de Gijón, donde vive mi hermana. Fui a la misa y sin comer arbitré el encuentro”, abunda.

 



 

El mundo del arbitraje puede parecer fácil, pero no es así.”La pareja, la familia y los amigos sufren muchísimo, se llevan la peor parte. Yo he tenido la gran suerte de que mis compañeros de viaje son de Castilla y León y nos llevamos fenomenal. Tienes que hacer muy buenas migas con gente que además se juega tanto como tú cada fin de semana”, apunta.

 

Jorge Valdés ha sido designado como el mejor árbitro de la temporada pasada en Segunda División y, por qué no, mejor árbitro del mundo, dado el nivel del arbitraje español. Sin embargo, destaca que “los verdaderamente importantes son los árbitros de la base”. “Ser árbitro de Primera y Segunda División no es fácil, eso esta claro, pero el merito mayor de esos jóvenes árbitros que van a pitar un partido juvenil o aficionado, arbitrando muchas veces a jugadores que les sacan seis o siete años, por una cantidad pequeñísima de dinero. Ellos son los importantes”, subraya.

 

En Segunda debutó en un Huesca – Las Palmas. Hace 18 o 19 años _ya no recuerda_ arrancaba su andadura en Puente Castro en un partido de fútbol 7 del que no recuerda resultado tampoco, aunque sí que los locales ganaban con claridad y fue fácil de dirigir. Recomendaría a cualquier ser árbitro que se anime si lo que le gusta es hacer deporte, no por una meta económica o por llegar a Primera División o poder ser rico y famoso.

Valdés Aller hace hincapié en que los jóvenes colegiados de la base no están nada valorados. “Sí que es cierto que no es nada comparado con lo que había antes. He visto agresiones a compañeros muy de cerca. Hoy en día no es así, aunque hace poco veíamos a una abuela de un jugador agredir a un árbitro. No me imagino a mi abuela haciendo eso”, cita.

Reconoce que a nivel del mundo base los chicos lo hacen por afición, pero a alto nivel “el mundo del arbitraje no es que sea profesional, sino que es la bomba”, más si cabe con “el VAR, que lo ha cambiado todo y que el año que viene llega a la Segunda”.

La espina clavada la tiene con el ansiado ascenso a Primera División. Con méritos suficientes con sus tres trofeos Guruceta y siendo el quinto árbitro de la historia que más partidos ha dirigido en el fútbol profesional, Valdés Aller se despide del mundo del silbato sin pasar por la máxima categoría.

 

 

 



GALERIA DE FOTOS


  • Sigue los Resultados de todas las competiciones de León

  • Sigue los Resultados de todas las competiciones de Leon los Resultados de todas las competiciones de Leon . Sigue los Resultados de todas las competiciones de Leon los Resultados de todas las competiciones de Leon.

  • VER HISTORICO DE RESULTADOS

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.aviso legal

ACEPTAR
Aviso de cookies